Cartel de Rosie the Riveteer de la Westinghouse
De J. Howard Miller (1918–2004) Dominio público
Rosie the Riveter, la mujer del pañuelo rojo y el gesto desafiante, se ha convertido en un icono del feminismo. Se cumplen ahora 75 años del mítico póster de J. Howard Miller ¿Pero cual es su historia?

Todo empezó el 7 de diciembre de 1941, cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor, hecho que obligó a los Estados Unidos de América a implicarse en la Segunda Guerra Mundial. Pero el reclutamiento masivo de tropas y su desplazamiento a los frentes de Europa y Asia afectaba gravemente a las plantillas de trabajadores de la industria norteamericana, más necesaria que nunca debido a la guerra.

No quedó más remedio que emplear a mujeres en las fábricas, y para ello se puso en marcha una poderosa máquina propagandística que presentaba a mujeres en distintos puestos de trabajo. Nacieron así, como iconos publicitarios, una serie de personajes femeninos conocidos por su oficio, siendo una de las más populares Rosie the Riveter (Rosie la Remachadora), que apareció por primera vez en 1942 en una canción escrita por Redd Evans y John Jacob Loeb.
Portada de The Saturday Evening Post protagonizada por la primera versión de Rosie the Riveteer


El profeta Isaias representado por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina

Pero la primera imagen pública de Rosie fue la portada, del 29 de mayo de 1943, de The Saturday Evening Post. Dicha portada era protagonizada por una musculosa mujer ataviada con ropa de obrero, equipada con una remachadora y con el nombre "Rosie" escrito sobre su fiambrera, devorando un bocadillo mientras sus pies pisaban un ejemplar del Mein Kampf de Adolf Hitler. La imagen era una evidente parodia del Isaias que Miguel Ángel dibujó en la Capilla Sixtina.

Fotografía de una mujer con un mono de mecánico y un pañuelo de lunares
¿De donde salió, entonces, el póster de la mujer del pañuelo rojo? Retrocedamos un poco en el tiempo. La idea podría haber salido de una fotografía tomada, en 1942, a una mujer llamada Naomi Parker Fraley, recientemente fallecida. La imagen de Naomi pudo haber inspirado a J. Howard Miller para el diseño de su póster, que fue exhibido en las instalaciones de Westinghouse Electric durante febrero de 1943 para animar a las trabajadoras a aumentar la producción. De eso hace ahora 75 años.

¿Y? Pues bueno. El resto es historia: los Estados Unidos de América ganaron la guerra. Los hombres volvieron a las fábricas y las mujeres a la cocina. Rosie the Riveter fue olvidada durante cuatro décadas.

Pero a mediados de los ochenta, en la época en que Sarah Connors, Ellen Ripley y Deunan Knute se empoderaban en las pantallas, Donna Haraway publicaba El manifiesto cyborg, nacía el Test de Bechdel y, justo entonces, alguien rescató del olvido el póster de Westinghouse Electric.

Y, desde entonces, la mujer del pañuelo rojo pasó a ser conocida como Rosie the Riveter, fue adoptada como icono por el movimiento feminista y se convirtió en un símbolo de empoderamiento femenino. Desde entonces hasta ahora ha sido reinterpretada una y mil veces. Ciertamente no faltan críticas a la adopción de este símbolo dado que, en origen, representó una campaña que redujo a las mujeres a sustitutos laborales de los hombres en lugar de valorarlas por sí mismas. Pero Rosie the Riveter ha vuelto y, esta vez, no parece que vaya a retirarse a la cocina.
Publicado por

Last modified: Saturday, 22 April 2023, 7:50 PM