Coser un botón

Naipe de la baraja Tutty en la que aparece un personaje, llamado Ángel, planchando
Imagen de la baraja Tutty
"Yo pondría como asignatura obligatoria costura. Empodera mucho coser un botón". La frase la pronunció recientemente una diputada autonómica en un dudoso intento de atacar una propuesta feminista sobre educación.

Mis primeros años de vida coincidieron con los últimos años del Franquismo (el original, no el de ahora). En aquellos tiempos España era una, grande y libre, Soberano era cosa de hombres y el lugar de la mujer estaba en la casa. No se había avanzado mucho desde los tiempos en que Mary Wollstonecraft reclamaba igual acceso a la educación para niñas y niños: entonces, y hasta anteayer, coser un botón era asignatura imprescindible para cualquier mujer que aspirase a casarse, llevar una casa y criar descendencia. Lo normal en el siglo XVIII, vaya, y en el XIX, y en el XX...

¿Tiene sentido una asignatura obligatoria de costura en la España actual? Pues quizá no sería mala idea, siempre y cuando fuese realmente obligatoria para todo el alumnado, independientemente de su género y orientación sexual. Es más: yo extendería la idea a labores domésticas tales como lavar la ropa y plancharla, cocinar, unas nociones básicas de puericultura y cosas así, que siempre vienen bien.

Además, de paso, se combatirían los estereotipos sexistas en el aula. Aunque tengo la sensación que la diputada en cuestión no estaba pensando precisamente en eso, no. Pero, oigan: cuando alguien propone una asignatura obligatoria está pidiendo que sea obligatoria para todo el alumnado, no para quien alguien arbitrariamente decida.

El diablo está en los detalles, y hay quien no mide el significado de sus palabras.

Last modified: Thursday, 20 April 2023, 6:56 PM