Acreditación en unas jornadas de educación LGTBI
Se llamaba Pedro o, al menos, así quería que la llamásemos. Era uno de mis primeros años como profesor y ella, o él, una de mis alumnas (¿o era un alumno?), tendría unos catorce años más o menos.

Todavía me pregunto si lo de hacerse llamar Pedro era una forma más de llevarnos la contraria a los profesores o, simplemente, era una afirmación de su propia identidad a la que no prestamos la debida atención. Al fin y al cabo nadie, a sus catorce años, tiene unas ideas tan claras sobre su género como para adoptar semejantes posicionamientos.

¿O quizá sí? A mucha gente le parece extravagante que una chiquilla (o alguien con apariencia de chiquilla) afirme ser un chaval pero, sin embargo, le parece lo más natural que la chiquilla afirme ser una mujer o que el chaval afirme ser un hombre.

No se si me entienden ¿Y si, en realidad, Pedro fuese un chico y no una chica? Lo más probable es que se sintiese molesto cada vez que le dijeran que era una chica.

Los (¿las?) Pedros de hoy en día no lo tienen mucho más fácil que los de hace un par de décadas. Buena parte del profesorado no tiene las ideas muy claras sobre si Pedro es un chico o una chica y algunos, incluso, tienen reparos ideológicos al respecto o incluso miedo al que dirán.

Entre los compañeros y compañeras de Pedro hay de todo: algunos le (¿la?) aceptan tal y como es. Otros le ven como a un marciano y otros, finalmente, le temen y/o le odian. Con suerte la escuela en la que está matriculada Pedro tendrá medidas contra el acoso escolar pero ninguna medida específica contra la homofobia. Los padres de sus acosadores, probablemente, acusarán a Pedro de ser un elemento perturbador para la escuela por sus tendencias sexuales.

Lo que se enseña en la escuela de Pedro tampoco ayuda mucho: los chicos tienen pene y las chicas vagina. Punto y final. A Pedro, que tiene una vagina, le debe parecer todo una solemne tontería.

No se si Pedro, el (¿la?) Pedro que yo conocí, sigue haciéndose llamar Pedro o finalmente aceptó su nombre de mujer (es curioso: no recuerdo cual era ese nombre). Quizá a estas horas esté casado (o casada) con ¿un hombre, una mujer? y que tenga un Pedrito en edad escolar. Es probable que en la escuela de Pedrito hagan manualidades en marzo para celebrar el día del padre y en mayo para celebrar el día de la madre. Pero a lo mejor Pedrito tiene dos madres, o dos padres, así que no sabemos que pensará Pedrito mientras prepara su regalo para ¿su madre, su padre, sus madres, sus padres?

Es posible que Pedrito piense que en su escuela están todos tontos y que no se enteran de nada.
Publicado por

Last modified: Thursday, 20 April 2023, 5:34 PM