Soy monosexual

Bandera bisexual
Bandera del orgullo bisexual
El año pasado me enteré de que era monosexual. Ya sabía que era un hombre cis hetero, pero lo de que era monosexual no se me había ocurrido. Como en otras tantas facetas de mi personalidad tiendo a pensar que lo mio es lo normal y lo demás es la excepción a la regla (y a lo normal no hace falta ponerle nombre: se le pone a la excepción porque lo normal es normal, y punto). Y no.

Y, además, al pensar que lo mío (la monosexualidad) es lo normal tiendo a pensar que todos los que me rodean, mientras no demuestren lo contrario, también son monosexuales. Y tampoco, oigan.

Durante el último año tres personas a las que consideraba monosexuales me dijeron que, en realidad, eran bisexuales. Y no es que estuvieran escondidos en algún armario, no: es que, simplemente, pasan desapercibidos. Suelo etiquetar a quienes conozco como homosexuales o heterosexuales en función de si su género y el de su pareja coinciden o no (y, si no tienen pareja que yo conozca, tiendo a pensar que son heterosexuales salvo que su pluma me diga lo contrario), y no se me ocurre que pudieran sentirse atraídos tanto por hombres como por mujeres. He conocido a alguna persona, incluso, que se niega a creer que tal cosa sea posible.

Me pregunto cuantas personas bisexuales habrán pasado por mis clases sin que yo me diese cuenta. Seguramente en más de una ocasión me habré dirigido a ellos explicándoles cosas como si fueran monosexuales. No se si les habrá hecho gracia o les habrá molestado.

Last modified: Thursday, 20 April 2023, 5:35 PM